Negocios Forestales

para producción de celulosa

Beneficios de la Inversión Forestal

Larrarte

Tangibilidad

Serás propietario de un campo a tu nombre, bajo escritura pública, con proyecto de forestación aprobado.
Larrarte

Seguridad y bajo riesgo

La madera es un producto no perecedero, haciendo posible manejar la producción del bosque a conveniencia de la demanda y precios
Larrarte

Liquidez

Un campo forestado siempre es posible de comercializarlo en cualquier momento del ciclo productivo del bosque.
Larrarte

Predecibilidad

Es posible estimar rendimiento anual del bosque y crecimiento de la madera en función de la cepa elegida, entre otros.
Larrarte

Diversificación

Al invertir en Forestación se puede diversificar la producción y reducir riesgos asociados a las inversiones
Larrarte

Bajo mantenimiento

La introducción de ganado a pastoreo luego del año de implantado el bosque minimiza costos anuales durante todo el ciclo de crecimiento.

Preguntas frecuentes

Una hectárea implantada con E.glóbulus/ maidenni con destino celulosa produce, en su primer corte a los diez años, unos 160 /180 metros cúbicos sólidos por hectárea.
Los siguientes cortes se realizan cada 9 años, los bosques bien manejados nos brindan madera por tres cortes, es decir, unos 26/30 años.
Un bosque de pino elliottii o pino taeda, con destino aserrado, implica turnos de espera más largos, pero también una mayor rentabilidad.
Es muy común producir en un mismo bosque madera para celulosa y madera para aserradero, ya sea trabajando con diferentes especies o con la misma, variando solamente los turnos de espera para el corte.
Todo rendimiento será determinado por el sitio forestal, por la semilla elegida, por la tecnología utilizada en la forestación y por el adecuado manejo forestal que recibe el bosque luego de la explotación.

Muchos inversores forestales del sudeste del Uruguay han desarrollado olivos en los mismos suelos donde desarrollan su actividad forestal.
Los suelos de prioridad forestal del este del Uruguay, (como son el suelo tipo 2,11ª y 2,12), son aptos para el buen crecimiento de esta especie ya sea a secano o utilizando riego.
Distintas variedades de olivos para la producción de aceite, como por ejemplo: Arbequina, Picual y Frantoio, comparten los mismos suelos con la forestación.
La primer cosecha de la plantación de olivos se produce entre los 5 y 7 años de establecida, mientras que el primer corte de Eucaliptus con destino a celulosa por ejemplo, de efectuará a los 10 años de implantado.

Una hectárea de campo desarrollado sobre suelos de aptitud forestal, ubicado en el sureste y centro este del Uruguay, implantado con fines celulósicos y/o aserradero, implica una inversión por há que parte de los U$S 3,500
Este monto básico por hectárea será en función de la ubicación del campo, del tipo de bosque y de su edad.

No existe una superficie óptima en forestación, todo bosque bien implantado y bien ubicado es rentable.

Históricamente, una inversión forestal ha llegado a generar tasas internas de retorno superiores al 12% anual.